top of page

Mierda

Pronunciaba tu nombre

como si te estuviera diciendo que voltearas,

pude haber gritado,

pero mi voz hubiera seguido siendo un silencio

porque ya te habías ido.


Deletreaba tu nombre

y entre grandes letras

me sentía pequeña,

porque en la última letra

me daba cuenta que no estuviste ni en la primera,

tu nombre es sinónimo de ausencia.


Pronunciaba tu nombre

para decirte que aún quedaba algo de ti en mí,

devuélveme los versos

que te envolví en sentimientos,

aquellos que hicieron un enredo,

entre el dolor hubo tensión

y pensé que todo estaba bien en la ilusión.


Tal vez el problema de tu nombre

es que siempre hace referencia a ti,

hace unos días lo leí

y no entendí por qué significaste tanto.


Pronunciaba tu nombre

como si pudiera tener una respuesta

y solo estaba hablando conmigo misma,

tratando de entender por qué estaba loca.


Pronunciaba tu nombre

tratando de despedirme

y me di cuenta que el dejar de decirlo,

fue realmente el adiós.

Tal vez pronunciar tu nombre

fue escribir en una botella

con un mensaje hacia al mar,

así que si un día sientes que alguien te llama,

aun si es un eco, olvida todas las voces y recuérdame.


Pronunciar tu nombre

era como esperar que sonara

una campana de viento,

pero tú y yo respirábamos distinto aire

así que la única respuesta al silencio

era un suspiro por mi parte.


Y bien podría decir tu nombre

en vez de “mierda”,

pero mierda, ¿cuál es?


Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Comments


bottom of page