top of page
Buscar

Mis abuelos

La cama era demasiado grande para ella sola

cuando él se enredaba en otras sábanas,

cumplía los sueños de sus amantes

cuando la que se suponía que era su amada

tenía la almohada mojada.

Él contaba los aniversarios,

pero me hizo darme cuenta que los años no cuentan

cuando solo son momentos.

Ella tomaba distancia,

pero ni siquiera pudo sacarlo de su corazón.

Él convirtió un corazón de oro

en una piedra,

que aunque fuera valiosa,

ya no era igual.


Cuando a él le dio un ataque en el corazón le llamo por teléfono

para sentirse cerca de ella,

como si su voz fuera una anestesia para su dolor,

pero, ¿alguna vez a él le importaron los gritos

cuando a ella se le desgarraba el corazón?

Ella era paz y él nunca le pidió disculpa por la guerra.

Ella odiaba su aniversario,

fue un error llevar la cuenta

de todo lo que tuvo que soportar

por no poderse separar.

Él quería aparentar que todo estaba bien,

porque era él quien no estaba herido.

Mis abuelos duraron 51 años juntos,

hasta que la muerte los separó,

podría decir que quiero envejecer con alguien,

pero no así,

podría decir que quiero compartir mi ser,

pero no con aquel me reprimirá.


Cuando ella murió,

él se enfermó,

tal vez por el remordimiento de haberla matado su alma

tal vez el cáncer de garganta fue por jamás pedir perdón.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page