Buscar

(No) recuerdo

Quiero llorar porque no puedo recordar

la última vez que fuimos felices.


Quisiera volver a sentir como mi antiguo corazón,

pero solo tengo los restos de él

y no hay rastros de mí allí.

Últimamente he estado diciendo como me siento

sin importar la gente de mi alrededor,

que horrible fue callarme por tanto tiempo,

pero no quería lastimarlos,

me he vuelto a sentir herida

y mis palabras son tan filosas como un cuchillo,

pero ya ni siquiera me importa.

Siento que he vivido en una mentira la gran parte de mi vida

y lo único real de mí tiene miedo de perderse por allí,

así que lo guardo tan bien, que parezco ser mala.


Nunca me sentí parte de esto,

¿ahora entiendes mi vacío?


Me estoy cansando de la situación,

me está haciendo dejar ser yo,

esto de sentirme fuera de lugar

cuando estoy a tu lado.


No hay nada que nos una,

solo somos cuerpos,

pero ni siquiera nos fijamos en las cicatrices del otro.

No me importa si rompo tu corazón al admitir esto,

este superficial amor no tiene valor,

pero lo hemos llevado demasiado lejos,

no sé de quien estoy cerca.

Recuerdo aquellas tardes en el patio,

las risas sonaban

antes de que las sirenas nos hicieran quedar en silencio por años.

Recuerdo aquellas tardes en el patio,

llena de juegos,

que el patio se hizo pequeño.

Recuerdo aquellas tardes en el patio,

jugábamos y éramos una familia sin necesidad de estar en una fotografía,

ojalá pudiera atrapar aquella sonrisa que tenía,

pero el lobo me encontró

y la vida ya no tuvo sabor.


No me reconozco cuando me llamas Ana Mercedes,

no hay ninguna parte de esa niña en mí,

¿Realmente fui?

No me reconozco cuando me llamas Ana Mercedes,

no hay nada de ella en mí, la rompí,

pero de todas maneras siempre fue un molde.

Quiero llorar porque no recuerdo

la última vez que fuimos felices,

cada quien tiene su vida ahora

y aún recuerdo todas esas veces que quise morir.


Quiero llorar porque no recuerdo

la última vez que fuimos felices,

tuvo que haber sido antes del 2012,

igual perdí la memoria después de eso.

El 2012 me destrozó,

sobretodo cuando me di cuenta que la familia ya estaba rota,

y cuando perdí a uno de mis dos pilares,

construí muros altos y me encerré en mi habitación así como lo hizo mamá.

Mamá aún se siente culpable,

pero ella siempre ha sido la que brilla,

somos nosotros su oscuridad.

¿En quién nos hemos convertido

en todo este tiempo?

Solo nos hemos deshecho.

¿Quién he estado siendo en todo este tiempo:

una sonrisa en fotografías para presumir la feliz familia

que hace mucho ya no es unida?


Sí, sé que yo soy la culpable mayor de que todo se arruinara,

pero que no se dieran cuenta de cuando rompieron mi corazón

me hace encerrarme en mi orgullo.


Ojalá no presumas mi poesía,

hay demasiadas verdades,

ni siquiera te darás cuenta de lo que me estoy refiriendo en cada letra.

Sé que mi actitud no ha sido la mejor en años

y yo he hecho que todo esto sea más complicado,

pero no sé como responder ante mi corazón roto.


Detesto que solo seamos caras vacías,

pero detesto más a nuestras máscaras.


He perdido la cuenta de todas las veces que le he roto el corazón a mamá,

bueno, todos lo hemos hecho.


No aprendí de los errores de mi mamá,

yo estoy haciendo peores.


Sé que ella leerá esto y llorará mientras se maldice,

pero ella es realmente un ángel,

no tiene la culpa de nada,

pero ella espera que volvamos a ser una familia

cuando solo somos cuatro cuerpos

y la familia va mas allá de la sangre.

Sé que ella leerá esto,

dirá “que bonito te expresas,

aun cuando escribes lo que jamás quisiera leer,

sabes como endulzar el dolor,

sigue escribiendo, porque la poesía es completamente una historia rota”.


No recuerdo cuando fue la última vez que me sentí (bien) en casa,

y me refiero con los cuatro, siendo lo que se supone que deberíamos de ser.


Me he estado desconociendo a través de estas cuatro paredes

y son las mismas las que tienen nuestra historia.


Las paredes se han deteriorado,

mis muros han ido creciendo.


Sé que de alguna manera nos queremos todos,

pero eso no nos hace sentir que no estamos rotos.


Aldair siempre le dijo a mi mamá que si se hubieran conocido en otras circunstancias, en sus mismas épocas, no le hubiera caído bien,

y es que así somos, solo nos queremos por compartir la sangre y el techo,

nunca me sentí parte de esto.

No recuerdo jamás haber tenido una conversación real con alguien que no sea mamá,

entre nosotros no nos conocemos

y eso me hace preguntarme ¿quién demonios soy?

Creo que Ana Mercedes fue una estúpida,

por no tomar su dolor y convertirlo en coraje,

y expresarse sin miedo de dañar a alguien,

porque nunca se dieron cuenta de cuanto la dañaron,

bueno, sé que a uno realmente nunca le importó,

estaba demasiado ocupado amándose a sí mismo,

mientras que el otro estaba demasiado ocupado amando corazones que no iba a romper.

Siempre sentí que eran la familia perfecta sin mí,

no entraré en detalles porque saldrían lágrimas

y no quiero arruinar lo escrito,

aunque desde la primera palabra ya arruiné la poesía

al hablar sobre mi desastre.


Sé que papá perdió una gran parte de sí mismo cuando murió su padre,

pero yo perdí completamente a mi papá en vida.

Mi papá siempre tuvo miedo de que Aldair y yo creciéramos

y nunca supo enfrentarlo, solo sé alejó,

fue como si “si no me doy cuenta, no es real”.


Mi papá siempre tuvo miedo de que Aldair y yo creciéramos,

siempre agradeceré la infancia que nos entregó,

olvidemos por ahorita que siempre fui una niña perdida por culpa de la familia.


Nunca me han gustado que me digan cosas lindas,

porque cuando necesitaba de esas palabras solo tenía el silencio de ellos

mientras yo me susurraba entre sollozos ¿qué hay de malo en mí?

No sé como responder ante las muestras físicas de cariño,

estuve tanto tiempo sola entre heridas que aún duele mi piel.


Mi papá siempre tuvo miedo de que Aldair y yo creciéramos,

cuando Aldair entro a la adolescencia mi padre perdió a su padre

y cuando yo entre a la adolescencia mi madre perdió a su madre,

esa etapa fue realmente difícil,

pero mamá no se rindió,

creo que es mejor madre hoy,

porque a pesar de estar rota, se entrega completamente.


No puedo recordar la última vez que los cuatro fuimos felices juntos,

esto cada vez se pone más difícil,

Aldair y yo éramos un desastre en la infancia,

él nunca me quería cerca, así que no creo que alguna vez realmente hayamos sido una familia unida.


Nunca me sentí parte de esto

y me gustó tanto la nada

que es en todo lo que he estado.


Mi corazón roto no sabe como responder ante una muestra de cariño,

aprendí a estar sola y realmente hay veces que ni siquiera quiero estar conmigo misma.


Aldair pronto se va a ir de la casa

y no sé como sentirme al respecto,

no me importa que él haga su vida lejos de esto,

me sigue doliendo la parte en la que me deshizo porque jamás me permitió ser parte de su vida,

no sé por que lo sigo intentando,

estoy realmente exhausta.

Odio a Ana Mercedes

y su estúpida creencia de que la familia es lo más importante

cuando no la hicieron sentir valiosa.

Odio a Ana Mercedes,

pero solo siento dolor por ella,

aún no puedo arreglar el desastre que dejó.


No me reconozco como Ana Mercedes

y no he permitido que conozcan a Ana Miranda,

Ana está jodida.

He hecho comentarios estúpidos enfrente de papá,

no hay respuesta y él no preguntará ¿qué le paso a su niña,

quién demonios es su hija?


Conozco perfectamente mis inseguridades,

fue cuando repetías los valores de los demás

y yo nunca estaba en la lista, me sentí defectuosa.


Conozco perfectamente mis inseguridades,

fue cuando todos parecían más importantes que yo

y nunca le permití a alguien hacerme sentir especial

porque toda la falta que tuve me hizo saber que nadie necesita de nadie,

aunque eso es una jodida mentira.

Conozco perfectamente mis inseguridades,

si quieres verme llorar, pregúntame por ellas,

que no quiero arruinar el papel donde tengo escrito esto,

suficiente tengo con mi historia manchada con sangre y lágrimas.


Siempre he odiado como mi padre quiere que asista a sus reuniones familiares,

he perdido la cuenta de todas las veces que he faltado,

su familia ya no cree mis excusas,

mi madre aún no se atreve a decir “ella no quiso venir”,

pero su mentira no es tan alejada de la realidad cuando dice que me sentía mal.

El primero de junio me sentía fatal y al día siguiente no podía hablar,

ellos preguntaron por mí y mamá usó la misma excusa de siempre,

mi hermano dijo que realmente me estaba muriendo,

él jamás miente, pero aun así dudaron, papá solo se queda callado, él tampoco sabe que demonios pasa conmigo.


Siempre he odiado como mi padre quiere que asista a sus reuniones familiares,

he perdido la cuenta de todas las veces que he faltado,

realmente no me he arrepentido ninguna vez,

llego a la mesa y él se va,

estoy sola con mi mamá y prefería estar en nuestra sala.

Siempre he odiado como mi padre quiere que asista a sus reuniones familiares,

no soy un puto adorno,

solo vamos a cumplir, a mostrar que somos una familia feliz,

y claro, unidos porque vamos a donde mismo,

pero estar no significa ser,

olvidaba que soy la mas inteligente de mi familia.

Mi familia a veces duda de mi sexualidad,

pero si llevo a una amiga solo es para no sentirme sola

en un lugar lleno de caras conocidas,

además, aún no encuentro al indicado para que me rompa el corazón.

Puedo mencionar cada una de mis inseguridades,

el origen y como acabaron conmigo,

pero estoy trabajando en ellas,

solo necesitaba expresar esto,

necesito dejarlo en una poesía

para luego dejarlo ir,

así como si se tratara uno de mis amantes.

Miranda siempre será una herida

y ya no hay pegamento en el curita Martínez.


La terapia dará frutos

y no por eso no hablaré sobre lo que me secó.

 

Siempre he dicho que Ana Mercedes es aquella niña que fui, mientras que Ana Miranda se hizo en la adolescencia mientras se deshacía, desde el 2012.


Escribí esto con los trozos de mi corazón roto, aceptarlo fue el primer paso, me estoy recuperando de mis recuerdos, estoy liberándome de los daños. Dude si publicar esto, porque no solo estoy mostrando mi parte, sino el vacío de todos, pero no puedo permitirme volver a escribir a escondidas, sería peor que callar. Escribir siempre me ha permitido saber que está mal y leerme siempre me ha permitido reflexionar, estoy recuperándome, pero tenia que exponer los daños.


Hay una canción que hace años me hizo llorar, aunque hace referencia a otros aspectos, pero me llegó y rompió, es de 5SOS y la dejaré aquí:



(...) Holding on to a dream while she watches these walls fall down Sharp words like knives, they were cutting her down Shattered glass like the past, it's a memory now Holding on to a dream While she watches these walls fall down Who's right, who's wrong Who really cares? The fault, the blame, the pain's still there I'm here alone inside of this broken home, this broken home / Wrote it down on the walls, she was screaming it out Made it clear, she's still here, are you listening now? Just a ghost in the halls Feeling empty, they're vacant now / All the battles, all the wars, all the times that you've fought She's the scar, she's the bruises, she's the pain that you brought There was life, there was love Like a light and it's fading out (...) You've gotta let it go, you're losing all your hope Nothing left to hold, locked out in the cold You painted memories then washed out all the scenes I'm stuck in between a nightmare and lost dreams.

 

Siéntete libre de compartirme lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com



Entradas Recientes

Ver todo

Tantos años y aún le tengo miedo a la oscuridad que habita dentro de mí. Aún despierto gritando del miedo, temblando y reteniendo las lágrimas. Aún le tengo miedo a mis vacíos, a lo profundo que son t

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa