top of page
Buscar

No sé

No sé en dónde estás,

¿eres el cuerpo que se desintegró

o el alma que se mantiene intacta?


No sé qué hacer contigo,

¿para hablar contigo debo sostener tu fotografía

o solo observar las estrellas?


Eres el color que me pintaba,

la luz que me iluminaba,

el amor que más amaba.


No sé en dónde encontrarte,

¿debo ir a la tierra en donde te enterraron

o apreciar lo que hiciste florecer?

No sé en dónde estás,

en casi tres meses cumpliré 23

y te perdí a mis 13,

es cierto que el tiempo pasa volando,

pero la vida arranca nuestras alas

y ahora utilizo mis garras para sostenerme

mientras mis plumas se desvanecen en el viento,

yo tampoco sé en dónde estoy.


He olvidado cómo suena tu voz

y me gustaría creer que eres aquel pájaro cantor,

¿aún tienes algo que decirme

o el silencio es suficiente?


Extraño tu sonrisa

y que seas parte de mi alegría.

Extraño rodearme con tus brazos,

ahora solo quiero sostener tu mano,

ojalá nunca me hubieses soltado.

Ven, ¿qué quieres ver en la televisión?

Ven, que yo te quiero ver a ti.

Ven, aquí hay café para preparar,

¿dirás que yo era lo suficientemente dulce

y por eso no necesitabas azúcar?

Te sorprenderías de lo amarga que puedo ser

y apuesto que estarías decepcionada de mí,

eso no provoca una guerra en mí,

desde que te marchaste me disfrazo de paz

mientras me convierto en mi enemiga.

Tengo la edad que tenía tu hijo menor cuando murió,

el tiempo pasa y la vida se está yendo,

eso me asusta, jamás creí ser mayor que él.

Conociste lo mejor de mí,

¿me puedes decir cómo fui?


No sé en dónde estás,

el cielo es una esperanza,

el paraíso es dónde tú estabas.

¿Estás en un pedazo de tierra

o en una ola del mar?

Aún puedo sentirte,

aún me siento a quererte.


Ya gano mi propio dinero

y ahora sería yo quien te estaría consintiendo,

te merecías todo el mundo,

lamento que te hayas ido demasiado pronto.

Me hubiese haberte consentido

como tú me consentías a mí,

sé que eso no pasará

así que de vez en cuando invito a mi mamá a comer

o por un café,

terminamos hablando de ti con una sonrisa

y quiero creer que aunque no la estés viendo,

la estás sintiendo.


Quiero disculparme contigo,

pero no sé en dónde estás,

tenía 13 años,

era estúpida y egoísta.

Quiero disculparme contigo,

no por los errores que cometí

mientras no sabía cómo afrontar mi vida y tu pérdida,

sino por la vez que le grité a tu silencio

y el dolor me dio tanta rabia

que dije algunas cosas que no debí,

incluso si lo hubieses escuchado

no hubieras tenido una respuesta,

lamento haber sido tan pendeja.


Estás en el tatuaje que la ropa me cubre,

eres mi parte más desnuda,

me dejaste al descubierto

entre la sangre

cuando nunca quise mostrar que estaba (entre) herida(s).


No sé qué hacer contigo,

eterna flor que ya no puede marchitarse,

eterna mariposa que ya no tiene miedo de volar.


Ya no sé qué hacer conmigo,

ojalá por un momento estuvieras acá,

olvídalo, sé que sigues en mí

y en las señales de seguir.

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page