top of page
Buscar

Nuestro viaje

Nuestro viaje estuvo lleno de atardeceres rojizos,

donde uno de los dos sangraba mientras se oscurecía su ser.

Nuestro viaje estuvo lleno de atardeceres rojizos

donde aprendimos a arder,

pero aún no sé que será de nosotros

cuando todo se convierta en cenizas.


Nuestro viaje estuvo lleno de vistas preciosas,

conocimos todos los colores del cielo,

pero aún estamos esperando el brillante arcoíris.

Nuestro viaje estuvo lleno de atardeceres rojizos,

ardimos tanto que nos extinguimos.

El cielo es lo único que compartimos,

ninguna estrella me ha sonreído ya,

con la luna solo quiero llorar,

me acostumbre tanto a nuestros atardeceres

que me he convertido en el sol solo para caer cada tarde.

Siempre estaré agradecida por haber coincidido contigo,

eres el punto en mi mapa que me permitió abrir mi ser.

Siempre conservaré tus postales,

seguiré susurrando tu nombre en cada atardecer,

te seguiré escribiendo cartas

aunque no me atreva a enviarte ninguna

por miedo a que llenen tu buzón y vacíen mi corazón,

porque sé que no habrá respuesta.

El cielo rojo nos inspiró a amar,

los colores controlaron nuestro cielo,

eran una obra de arte mágica al principio,

pero lo azul fue lejanía y lo gris fue neblina,

fuimos hechos solo para rompernos.

Nuestro viaje fue hermoso,

espero tener el boleto de regreso contigo,

pero sé que siempre estaré agradecida

por haberme cruzado en tu camino,

fuiste un increíble destino,

aunque hayamos perdido el sentido.


La vista era preciosa,

el precipicio fue fatal.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page