top of page
Buscar

Ojalá

Ojalá los atardeceres se vuelvan a pintar,

y, aunque tú vivas en un oscurecer eterno

llamado anochecer,

encuentres una chispa efímera que te vuelva a encender.


Ojalá una estrella te guíe a casa

y en vez de que la luna te persiga,

tú puedas alcanzarte al verla,

porque así de grande es tu infinito y vacío.

Ojalá el atardecer vuelva a brillar,

siempre nos gustó ver como el sol decaía,

lo rojizo y sangriento que era,

somos como él,

siempre nos mostró una parte para ser,

pero todo lo vemos al revés.

Ojalá el atardecer sea tan ardiente

como para que las estrellas sean las cenizas

de aquel momento intenso de fuego.


24 años ya,

ojalá tu existencia deje de colgar en un hilo,

ojalá tu vida deje de estar en una cuerda floja.

Siempre te desearé lo mejor,

y cuando no estés bien,

lo pediré el doble

aunque tú vayas a pedir otra cerveza.


En el atardecer las aves vuelan para irse a esconderse,

ojalá tu vayas más lejos que ellas mismas,

pero que no te escondas del oscurecer del día o de la vida,

sino que sepas como enfrentarlo

y encuentres un lugar entre todas las piezas rotas.


Ojalá encuentres las palabras en ti,

ojalá tu voz nunca se deje de escuchar

aunque todo es como un eco lejano.


Estoy orgullosa de ti,

sigues de pie

aun cuando te estás tambaleando,

luego encontrarás los pasos para bailar.

Grita tan fuerte,

que las palabras lleguen a tu garganta raspada,

de todas maneras estás herido,

pero solo expresándote podrás sanar

o entender que está mal.


Siempre te desearé un feliz cumpleaños,

feliz año, feliz vida,

porque yo guardo esperanza

mientras tú te rompes en la espera.


Te quiero,

sé que lo sabes.

Te mando un abrazo,

haz que dure lo que necesites,

que se escuchen y sientan los latidos,

que hagan tiempo y espacio el pecho

para arreglar lo que hay en medio y dentro.


Siempre agradeceré tu existencia,

aun cuando no tenga sentido para ti.


Gracias por permitirme estar en tu vida

y permitirme ser.

Se abra o cierre el telón,

estaré en primera fila aplaudiéndote,

aun cuando después

tengamos que usar la tela del telón para cubrir tus heridas.


El cielo puede estar en blanco y negro,

puede ser dorado, rojo, naranja,

púrpura rosa, o azul,

aunque tu ser parezca gris

sé que en el fondo de ti hay colores brillantes

y de alguna manera pintas al cielo,

tú no ves los tonos sino los ánimos pintados.

Siempre te desearé lo mejor,

pero si no ocurre así,

no te culparé.


Te quiero mucho,

no quiero que lo sientas,

sino que te sientas.

Te quiero mucho,

no importa si lo olvidas,

estaré ahí para recordártelo,

no para que me recuerdes.

 

Poesía de cumpleaños para Eduardo. Te quiero.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com


Comments


bottom of page