top of page
Buscar

Olvido

Cierro los ojos

y trato de recordarte,

pero solo logro ver un lienzo en blanco,

tengo los pinceles y solo puedo dibujar tu silueta.

Eres una imagen vacía para mí,

soy un desastre

y tú una obra de arte,

te contemplé y admiré por mucho tiempo,

pero jamás te capturé,

amaba tu libertad

y ahora soy esclava de tu olvido.


Me faltaron fotografías contigo,

momentos vividos…

Abro los ojos,

te busco a mi alrededor

y faltan dos…

tú y yo.

Te me escapas de las manos,

aún recuerdo cuando nos encontré en un abrazo.


Te estás desvaneciendo,

me estoy desgarrando tratando de salvarte.

Mi ser se está apagando…

El olvido es más grave que la muerte.

Me está costando la vida el no haberte vivido.

Me dejé en un cajón viejo

y no recuerdo lo que guarde ahí,

te estoy olvidando como los colores vivos

en las fotografías antiguas.

Nos estoy olvidando

como si nunca hubiéramos existido.

No quiero olvidarnos,

tu recuerdo me mantiene viviendo,

el saber que existes me alivia un poco

la pena de tu ausencia.

Somos un olvido suelto,

como las hojas de otoño volando

sin recordar cual es su árbol,

fluyendo en aire,

desintegrándose en el suelo…

Me haces falta en mi ser y en mis brazos,

en mi vida y en mi sentir.

Antes tenía que cerrar los ojos para verte

y ahora al cerrar mis ojos no te veo más.

Te estoy olvidando

y mi ser se va contigo a ese vacío.


Nos estoy olvidando…

Ya no existimos.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page