top of page
Buscar

Partes de ti (en mí)

Todavía encuentro partes de ti

clavadas en mí,

vidrios incrustados

creyéndose diamantes,

ahora puedo saberlo mejor,

solo que no quiero saberlo.


Todavía encuentro partes de ti

clavadas en mí,

sosteniendo a tu ausencia,

reteniéndola.

Todavía encuentro partes de ti

clavadas en mí,

no se quieren ir

aun sabiendo que ya no pertenecen aquí,

¿alguna vez pertenecieron aquí?


Todavía encuentro partes de ti en mí,

no puedo evitar que sea así,

no puedo evitar ser así.


Todavía encuentro partes de ti en mí,

esta es la única manera que he conseguido

para no perderte

o para no perderme,

¿cómo podría saberlo?

no lo sé.


Y ya sé que este antídoto

a veces se convierte en un cruel veneno,

ahora vivo con el miedo de no vivirte,

de morirme.

Ahora sonrío

echando mi felicidad

para atrás,

tratando de buscar aquel lugar

donde la tristeza no se sufría

y contigo yo reía.


Todavía encuentro partes de ti

clavadas en mí,

siempre detuviste mi sangrado

aunque no pudiste evitar dejar una herida.


No es que todo a mi alrededor

me recuerde a ti,

aunque sí dejaste algo de ti en todos lados,

no es por eso que te recuerdo,

¿será que te extraño tanto?

No es que a todo a mi alrededor

me recuerde a ti,

es solo que quiero contarte cada cosa,

desde la más simple a la más increíble,

y ya no estás para que te cuente nada,

así que todo me habla

con las palabras que no escucharás

y no me queda de otra

más que el viento te sople alguna canción

con los suspiros que te lanzo

tratando que se conviertan en lazos

en nuestro hilo suelto.

Todavía encuentro partes de ti

clavadas en mí,

porque incrustaste mis cristales

convirtiéndolos en diamantes.

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page