top of page
Buscar

Piezas rotas

Sabemos que esto se rompió hace tanto,

pero quieres que sigamos entre las piezas rotas,

solo nos hemos estado lastimado,

pudiéramos estar limpios ahora.

Como no hemos dejado huella,

hemos estado descalzos para que algo se clave en nuestros pies,

para que haya alguna marca en nuestra nada.


No me siento afortunada por tenerte,

no te quiero como antes

y sé que duele,

pero fuiste tú quien me hirió primero,

mantengo mi orgullo así como tú me debiste haber sostenido.

Jamás te importó si me rompías mi corazón,

solo te molesta que mi corazón se haya convertido hielo,

pero el agua fue por las lágrimas que me hiciste derramar.

Estoy cansada de esperar,

me acosté en las vías,

de todas maneras el tren nunca llega.

Las mariposas no vuelan,

solo huyen del jardín

porque no hay vida aquí.


Temo que convirtamos el cariño en odio,

temo algún día olvidar los buenos momentos

porque lo hemos estado arruinando al tratar de hacerlo durar.

Sé que lo sabes,

solo no quieres aceptarlo.

Si quieres decir que yo fui quien lo arruiné

por mí está bien,

maldice mi nombre las veces que quieras,

fuiste tú quien me hizo tener demonios.

Di lo que quieras de mí,

clava tu mejor cuchillo en mi espalda,

ya no tengo sangre o lágrimas para ti.


Di lo que quieras de mí,

realmente nunca me han importado las malas palabras que estén junto a mi nombre,

di lo que quieras,

con suerte te compro tus palabras para crearme una poesía.

Si quieres decir que yo fui quien lo arruiné,

hazlo, grítalo,

mi indiferencia siempre fue por tu distancia.

Los golpes ya no causan moretones

y fumamos solo para dejar ir, aunque sea al humo,

pero nos aferramos al cigarro.

Los muros que tú colocaste no eran para levantar nuestra casa,

fue para alejarnos y que cuando yo cayera, tú no te dieras cuenta.

Tú siempre pusiste un muro entre nosotros

y antes de romperlo, me rompí a mí.


Quieres que te tenga confianza

cuando nunca me permitiste decirte nada.

Siempre supiste que era débil

y nunca te percataste del peso de tus palabras.

Hablas sin pensar

y sientes sin expresar,

tus palabras siguen rondando por mi cabeza,

son como balas preparándose para ser disparadas,

me hiciste sentir en guerra

y perdí quien era.


¿Dónde estuviste cuando te necesité?

¿Dónde demonios estuviste cuando todo se sentía como el infierno

y estuve a punto de venderle mi alma al diablo?

¿Dónde demonios estuviste cuando te necesité?

No estuviste en ese entonces, no te quiero ahora.

Sangré enfrente de ti,

pero fingiste que yo no estaba herida,

me dejaste sola cuando más te necesitaba,

no estuviste en ese entonces, no te quiero ahora.


Me hiciste dudar de mí

y me equivoqué tanto sobre ti.

Toma las piezas rotas de mi corazón,

jamás volverás a tener mi amor.

Eres coleccionista de años

y yo de piezas rotas,

si los juntamos nos mostrarían nuestros mejores años,

pero todo se rompió con los daños.

No me importa si mis palabras no son dulces,

¿quién dijo que mi poesía era linda?

Tú jamás aceptarás lo que rompiste,

pero yo firmaré los cargos del desencanto.

Realmente no sé lo que por ti siento,

tal vez solo esté en el fondo de mi corazón un poco de cariño guardado,

tan lejos de ti para que no puedas arruinarlo.


Decir que me quieres solo lo haría peor,

porque aceptaría el daño

por un poco de amor.

Sabemos que esto se rompió hace tanto,

estar entre piezas rotas no es ver que podemos construir, solo es destruirnos.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page