top of page
Buscar

La poesía no se marchitará

Tú puedes arrancar las hojas,

pero la poesía no se marchitará,

ningún pétalo hablará por mí,

lo que sientes en la piel es así.


Guardaré este sentir

entre el latir

de un corazón cerrado.

Mi corazón con derrumbes,

mientras estés allí te protegeré.


Te convertirás en un verso,

dime qué hay de nuevo,

escribe en mí

que ya hay demasiado sobre mí.


Atravesaré el papel

sin tocar tu piel,

pero puedes sentirme también.


Serás la expresión

de lo que nunca te dije

y tal vez lo sabrás,

temo que sea demasiado tarde,

¿lo haría peor que sea demasiado pronto?

entre la espera no sé qué esperamos,

tal vez que las manecillas se conviertan en manos,

y siento su aguja clavándose y hace todo menos cosernos.


Nunca nos pintaron los rayos del sol,

pero nuestras quemaduras nunca pudieron sanar

y espero que algo siga ardiendo en ti,

entre lo que se apagó, aún puedo ver tu luz.


Este amanecer no se sabe desprender,

dame algo para creer

porque mi ser

está atado a ti.


Espero que encuentres lo que estás buscando,

y entre los fragmentos que jamás pudiste escribir

este poema es para ti,

no somos tan distintos

ni seremos uno mismo,

mientras sea “poeta”

habrá algún poema para ti,

ahí nos estrellaremos, tal vez ese es nuestro lugar,

y si me pierdes, sabes que en un rincón habitaré,

espero que de tu corazón,

aunque sabemos que me refiero a uno poemario.


Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Comentários


bottom of page