top of page

Poesía para Neymar:

Nuestra vida parece tan lejana

que a veces creo que solo fue un sueño,

otras veces creo que aquella vida jamás existió,

pero en donde más se asienta tu ausencia

más se siente tu esencia.


Tu amor protegió

a mi corazón

de romperse tantas veces,

fuiste el mejor, ¿lo sabes?


Pienso que todo tiene su tiempo,

¿no pudiste engañar a los Dioses?

Debiste quedarte más,

6 años con 7 meses no me fueron suficientes

aunque no puedo negar lo mucho que me hiciste crecer.


Tal vez te fuiste

cuando pensaste que ya habías hecho

todo lo que te correspondía hacer en esta vida,

sí, pero a mí me faltó mucho para darte

y no sé si sepa perdonarme.

Jamás estuve preparada para perderte

y cuando te fuiste

no supe cómo expresar mi dolor,

me resistí a llorarte

porque creí que cada lágrima

firmaría mi renuncia a ti,

yo jamás te hubiese dejado ir.


Te fuiste y no lloré,

solo perdí 10 kilos,

aún no los he podido recuperar,

ni uno solo, sigo igual,

en este enero, después de tres años y tres meses,

lloré por ti,

espero que recuerdes más mis sonrisas

que lágrimas,

sigues en mi felicidad.

Te fuiste y no lloré,

solo comencé a tener

episodios de vómitos

en esos días donde me llevaba la chingada,

me conociste en mi peor etapa

y aun así, te daba lo mejor de mí,

lo que en esa época podía existir.

¿Cómo que ya casi son 4 años sin ti?

Dios mío, he querido cortar tu correa

y hacer una pulsera con ella,

siempre traerla conmigo,

pues sigues en mí,

pero la correa sigue colgada

esperando por ti,

ya sé que no volverás,

estoy bien con eso,

agradeciendo cada momento de tu tiempo.


Desde que no estás muchas cosas han pasado y cambiado,

algunas buenas y otras malas,

gracias por enseñarme la fuerza que había en mí

para sobrellevar las cosas.


¿Recuerdas la época donde tú eras lo único que yo tenía?

El único que estaba y me permitía ser,

Oh mi gran amor, ¿en qué rincón de mi corazón te escondes?

Sal de tus sombras, maravilloso sol.


¿Recuerdas cómo llegaste a mi casa?

La Merce quería que estuvieras en mi vida,

ella dijo que me vendría bien un perrito,

ella sabía, todo lo sabía,

ella ya no podría estar en mi vida

así que me dejó una bonita compañía,

¿ella te dio la orden de quererme y cuidarme

como ella lo hacía?


Sigo hablando de ti,

Aldair le dice a sus perrhijas

que tú eras nuestro hermano,

Bailey, Ronda y Tessa lo entienden,

alguna vez fuiste mi única familia,

lo mejor que existía en mi alma.

Lamento que Bailey

haya conocido una mejor versión de mí,

por ti aprendí,

seguramente ese jamás fue parte de tu plan.


Sigo hablando de ti

¿Recuerdas aquella vez que pasamos por una calle

y casualmente estaba el wey que me gustaba

con toda su familia materna?

¿Cómo podrías olvidarlo? Te pusiste a tener sexo con un perro

en medio de la calle,

Neymar con segundo nombre, ¿esa fue tu venganza

porque su segundo nombre también era el tuyo?

Una disculpa,

la pose que tú hacías imitándolo también la hace Bailey,

pero no me recuerda a él, solo a ti.

Sigo hablando de ti,

aquella vez que el celular sonó

y antes de darnos la noticia,

tú ya nos habías alertado,

fueron nueve largos días

donde estuve sola en casa,

no era mi mejor momento,

pero había “otros problemas más importantes”,

gracias por salvarme,

tú cortaste la soga

antes de ahorcarme con ella.


Gracias por quedarte cada noche

a protegerme de mis pesadillas

o ahuyentando a mis demonios.


Gracias por seguir buscando mi amor

cuando yo creí haberlo perdido todo

por aquel gran dolor.


Fuiste lo mejor de mi peor época,

¿cómo me pudiste haber hecho tan feliz

siendo yo tan infeliz?

Gracias por calmarme cuando perdía el control.

Cada noche era una batalla nueva en la oscuridad,

gracias por recibirme cada mañana

con una sonrisa diciendo “gracias por sobrevivir”.

Gracias por enseñarme lo que es amar

y ser amada.

Gracias por escucharme

y responder con suspiros.


Gracias por responder a cada pregunta,

hoy solo quiero saber si estás bien.

Agradezco que me hayas compartido

de tu existencia, esencia y presencia.


Tú eras diferente,

el más especial,

dicen que los perros son fieles,

claramente tú tenías que ser el más infiel.


Hay tanto que podría decirte,

Pero nuestra vida parece tan lejana

que a veces creo que solo fue un sueño,

otras veces creo que aquella vida jamás existió.


Perderte me desgarró,

pero me hiciste saber que había otras cosas en que sostenerme,

gracias por mostrarme mi fuerza.



Entradas Recientes

Ver todo

Cuando los cielos ardían

Cuando los cielos ardían tú extendías tu alma y mano hacia a mí, nos unieron los atardeceres y luego cada uno pintó una vida distinta, el arcoíris compartido se rompió como un aguacero y no buscamos r

コメント


bottom of page