top of page
Buscar

¡Qué manera!

¡Qué manera de rompernos el corazón!

¡qué manera tan radiante de ver la oscuridad!

¡qué manera tan sutil de desgarrarnos!

¡qué extenso fue el miedo que nos apartó

y qué fuerte la corriente que nos ahogó!


¡Qué manera de incendiar el barco

solo para que el mar pudiera apagarlo!

¡qué manera de romper los salvavidas

solo porque tenías un mejor plan!

Nuestras redes solo pudieron atrapar

a las alas y plumas,

nosotros nos desgarramos

sin previo cuidado.

¡Qué manera tan asesina

de no dejar huellas!

¡qué manera tan justa

de ser un hijo de puta!

Y si los ojos son la ventana del alma,

¡qué mirada tan desalmada!


Créditos de la ilustración a: Pietro Tenuta (@maniacodamore)

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page