top of page
Buscar

Querido santa

Querido Santa Claus:

Tú no tienes la culpa de nada, tú jamás me fallaste, hiciste lo mejor que pudiste por mí, me cumplías con lo que te pedía y no sé si lo merecía.

Ya sé que de ti no depende esto, pero no sé a quien más escribírselo.

Está navidad (y para las otras navidades), deseo que ya no haya ausencias en la mesa, que mi familia brille más que las luces, que ya no haya piezas rotas en los corazones, que no haya tantas razones para llorar, que nadie sea agregado a la lista de personas para extrañar, quiero que sobren abrazos y el alma puede ser expresada. No pido que me mandes ilusión para Navidad, solo deseo mi bienestar. No pido que me mandes regalos, solo que me hagas disfrutar el presente.

No me considero una niña mala, pero es tiempo de perdonar, así que espero conseguir el perdón de aquellos que lastimé, les hice mal o no hice lo que tuve que haber hecho, por romper expectativas, por no cumplir sueños, entre más cosas.

Las mejores luces navideñas y de la vida, son las que están en los ojos, permite que nuestras miradas expresen y transmitan lo que el alma siente y el corazón goza.

El mejor adorno siempre serán las sonrisas, permite que sea útil para arreglar la felicidad de otros y de nosotros. Supongo que es todo lo que todos necesitamos, con grandes pizcas de amor para así, tener la unión.

Por último, deseo que mi madre jamás borre esa sonrisa, que los ojos de mi padre jamás se opaquen, y que mi hermano luche y alcance sus sueños, y yo siga con mi bienestar y fuerza. Principalmente te pido por nosotros, pero no te olvides de los otros.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page