top of page
Buscar

Romper las olas para expandir el mar

¡Qué radiante es lo que nos apagó!

y no me siento a oscuras,

nuestra cueva nunca debió

convertirse en nuestra tumba.


Resuena el silencio

y nos retumba por dentro,

nos rompe

hasta que tratamos de sostenernos

de los nudos de la garganta,

¿cómo es que caíamos a un abismo?

A un corazón sin son.

He entendido que

a veces tenemos que decir:

Gracias por el vuelo,

nos espera otro cielo.


Iluminamos una daga,

ojalá la luz del sol

algún día encuentre el cuerpo,

pero, ¿cómo buscar

lo que no supimos que perdimos?


Rompimos nuestras olas

tratando de expandir nuestro mar.

Caíste en un rayo

y me levantó ese trueno,

¡qué radiante lo que nos desgastó!


Las heridas sanan,

pero algunas enferman a la sangre,

todo estará bien,

solo espera.

Saltamos en el tiempo

viendo el pasado

y nos equivocamos de momento,

de vida y muerte.


Salí de la función antes,

qué me importa el final,

nuestros créditos siguen de pie

en el camino que dejamos, dejé o nos dejó,

ya no lo sé y así estoy bien.

Por primera vez

no busco culpables,

solo quiero sanar

y si quieres,

hay que encontrarnos en las grietas

para darnos cuentas de la separación,

somos dos que se convirtieron en nadie

que están tratando de ser quien realmente es,

estamos redescubriéndonos, lejos.


Para mí todavía no pierden sentido tus palabras,

aunque me orienté del silencio.


Tal vez, quisimos mover la marea

como si el agua pudiera llegar

a nuestro desierto,

pero no, ¡qué buen sueño!


Déjame con los ojos cerrados un rato,

que ya no puedo verte

y tal vez ni siquiera te busco con la mirada

en todos aquellos lugares (a los) que fuimos.

Cortamos las espinas para no lastimarnos

y aun así nos marchitamos,

al fin y al cabo todo termina,

¡qué radiante fue lo que nos apagó!

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

Cripta

Entras a mi cripta y tratas de indagar en cada ladrillo mientras afilas el cuchillo que acariciará a la lápida que me volverá a dejar helada. Estás en busca de cada sigilo que te haga saber de aquel s

bottom of page