top of page
Buscar

Sin mí

Llegó el olvido

y la muerte por el otro lado,

no sé qué camino tomar,

¿acaso no es igual?

Traté de reflejarme en aquel lago,

pero el agua siguió su camino

y la imagen cambiaba,

me vi a mí y luego desaparecí.


Nunca me arrolló ningún tren,

pero el fuerte viento me llevó a la estación

y tropecé en las vías quedando atada a ellas.

Maquillé la cicatriz

y cuando solo era una herida

pinté a través de su sangre,

sé que no está bien.

Llegó el olvido

y la muerte por el otro lado,

no sé qué camino tomar,

no desperdicies flores en mí,

no deshojes los pétalos

ni arranques nada que no sea la maleza del jardín,

déjame desintegrarme justo aquí,

pero no te desvanezcas sin mí.

Traté de tocar a mi reflejo

y nunca pude traspasarme,

quiero tomar lo que tengo

y soltar lo que me sigue teniendo.


Ha llegado el olvido,

pero ¿cómo puedes matar a un fantasma?

Ha llegado la muerte

y le sonreí por aquel recuerdo alegre,

¡qué buen final!

aunque todo lo bueno haya terminado ya.

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page