top of page
Buscar

Flores marchitas en floreros intactos

Cuando estaba a punto de salir por la puerta,

miré la casa que habíamos construido,

aquella que alguna vez se sintió como el hogar,

las paredes se destiñeron cuando decidimos dejar de brillar

y la humedad de nuestras lágrimas supieron atravesarlas hasta arruinarlas.


Eché un vistazo hacia atrás antes de poderme marchar,

lo marcos estaban rotos,

el vidrio estaba lleno de polvo,

pero seguían las huellas de nuestras manos

tratando de sostener las fotografías en el terremoto.

Caminé dudosa

en el lugar que conocía bastante bien,

así que mis pasos

se convirtieron en dardos.

La guitarra estaba desafinada,

pero me seguía sabiendo nuestras canciones.

Los floreros seguían intactos,

pero tenían flores marchitas.


El candelabro parpadeando

era el cristal tratando de reflejarnos,

dejamos de ver a través de nosotros.

El candelabro bailando

eran los momentos

que esparcimos

en una habitación

que llenamos de polvo.

Jamás pudimos alcanzar ninguna estrella

así que colgamos un candelabro,

siempre tratamos de ver una luz

en nuestros ojos opacos.


Nuestra cama había perdido los sueños

y era una pesadilla dormir con un desconocido.

El estante estaba lleno de tus libros,

dejé una carta entre ellos

como si fuera una flor

hablando de como todo se marchitó.


Recorrí cada lugar de nuestra casa

tratando de encontrarme justo ahí,

pero solo recordé como me perdí a mí por ti.


Tú jamás supiste que quería irme

porque aún no sabes diferenciar entre la presencia y esencia.

Mis maletas estaban mis manos

así que las solté por el peso

y fue cuando lo entendí,

pero los recuerdos llegaron a mí

confundiéndome en el momento,

entonces tuve que cerrar la puerta

y nadie sabrá si me quedé o me fui.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Comments


bottom of page