top of page
Buscar

Sin título

Pensé que las agujas del reloj

se habían convertido en flechas,

que el tiempo había sincronizado con mis latidos

en un sentimiento con alas de mariposas,

no sé dónde estamos,

mi brújula está rota,

pero contigo nunca me sentí perdida.


Me sé cada letra de tus crucigramas,

pero ¿me puedes decir cuál el nombre que está tallado en tu corazón?

¿tan siquiera alguna vez me nombras?

¿realmente hay un significado en ti de mí?


Me sé cada letra de tus crucigramas,

pero no sé cuál es el nombre que está tallado en tu corazón,

tal vez estamos en el juego equivocado

y temo decir algo incorrecto en el ahorcado,

porque no quiero perder esto,

pero tampoco sé cómo expresarlo.


Te tengo la confianza de contarte de mis acertijos,

pero si somos un laberinto,

no sé qué nos espera en el camino,

mis pies se están cansado,

dime a dónde vamos,

que confiar en ti con los ojos cerrados

no me está dejando ver lo que ves en mí.


No necesito voltear hacia atrás

para ver las huellas que has dejado,

puedo dar mil vueltas en mi corazón

solo para terminar donde mismo,

muéstrame el camino.


El cielo se está pintando de azul claro

y los campos han florecido con todos los colores,

que bonito es mi corazón tratando de pintar en cada latido,

sobretodo cuando tú te quedas observando los bosquejos en blanco y negro.


Tal vez las chispas de aquella noche

solo fueron las estrellas brillando.


Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Comments


bottom of page