top of page

Soledad

Jamás estuve hecha a tu medida,

solo fui un producto para tu soledad.


Jamás había deseado tanto un olvido

como ahora mismo contigo

y no es que lamente haberte conocido…

tal vez sí, pero ya nada puedo hacer,

más que esperar a que se calme mi sangre

para recordar que no todo fue guerra,

aunque sé que estas heridas jamás van a sanar.


Tu respirabas

en mi desaliento

y nunca me sentí tan viva

como cuando ya no estuviste en mi vida.


Quiero saber,

¿las cosas que te recuerdan a mí

están hechas de lo que soy

o de lo que no supiste darme?


Supongo que nuestro mirador

no tenía protección,

caímos en lo profundo

y jamás tuve miedo,

ahora no puedo parar de temblar,

era obvio que nos iba a soltar.


No estoy buscando salvación,

lo sabes bien,

solo quiero encontrarme

finalmente.


¡Qué bonitas suenan tus palabras!

¿podrías decirme algo sincero?

que no he sido más que angustia

entre las dudas.


Esas noches me resultaron una pesadilla,

solo pude dormir porque me había agotado

o ahogado en un llanto,

no lo sé

y ahora lo sé bien,

no me queda más que aprender a olvidar.


Sabías las partes que dolían

y ahora no puedo estar más rota,

al menos en este tiempo he podido sanar,

serán las inseguridades los que no podré superar.


Cuando saqué todo a flote tratando de salvarnos,

solo nos hundimos más y más,

tú sabes nadar y yo naufragar,

estamos bien, eso no pudo haber resultado peor.


Nuestra vida compartida

se convirtió en una revuelta

y ahora solo tú vuelas.


No puedo fingir que jamás exististe

aunque creo que nada fue real,

dame el olvido como premio

por todo lo que perdimos.

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page