top of page

Somatizar

Han vuelto los vómitos matutinos,

no sé por qué,

hay algo que no he estado resolviendo.


Cada vómito es que algo ha estado comiéndome,

me traga y me escupe

como si no valiera nada.

Jamás he podido tener control sobre mí,

así que mi cuerpo decide por mí,

me hace liberar el sentir

que he estado reteniendo,

reprimiendo.


Tengo apetito,

pero tal vez no me bastará para el hambre que tengo,

estoy tan cansada de esto.

Hay algo que ha estado consumiéndome,

¿quién prendió el fuego?

Aún no aprendo a no quemarme,

a no desvanecerme.


Han vuelto los vómitos matutinos,

hoy tenía prisa

y el espejo me mintió

con mi cara relajada,

respiré tratado de calmarme,

pero solo alteró mis ganas de vomitar,

puse una canción,

no sé cuál fue,

solo escuché el vómito

que no sé cómo llegó,

por lo menos no me manchó.

Tal vez es mi forma de soltar

y lo odio porque me hace sentir que pierdo el control,

luego me hace sentir un vacío.


Acabo de desayunar

y ahora tengo bastante hambre,

hasta la 1 y algo podré comer,

estaré bien,

pero ¿qué es sentirse bien?

Esto de somatizar destruye mi castillo de naipes,

¿quién ha estado gobernando realmente?

Vacío,

es todo lo que he sido,

con diferentes formas

y todas encuentran la manera de destrozar.


Hoy sentí un nudo en mi estómago,

me deshizo,

sé que es algo emocional,

pero aún no se cual de todas las cosas

que me hacen sentir jodida.


Perdí un kilo,

solo quiero llorar,

pero no tengo el tiempo

y si me detengo,

lo pensaré hasta hacer un enredo,

¿cómo me libero?


No, nada me cayó mal,

pero no podría decir que estoy bien.

No, jamás lo he provocado,

pero algo lo ha liberado.

Hoy me veía realmente jodida,

el cansancio se ha hecho presente

y me siento tan ausente.


Me podrías preguntar por mi día

y te diré “todo bien”,

podría contarte lo que hice

y todo será tan normal

porque ya he normalizado lo que no es correcto.

Entradas Recientes

Ver todo

Tormenta eléctrica

Ahora me hago pequeña con las tormentas eléctricas, es un miedo infantil que obtuve a los 23 por una madrugada de septiembre donde todas mis ventanas cambiaron el paisaje a un cielo ardiente. Cada nub

El tiempo de mi lado

Ya no tengo 19 años para seguir creyendo que tengo el tiempo de mi lado, ¿qué tal si esto jamás cambia? me he hundido en un peso y este será mi entierro. No sabía que septiembre era sempiterno, ha pas

Comments


bottom of page