top of page

Somos otoño

En la espera de la promesa de florecer

nos marchitamos

y nos sostenemos de las espinas

como si pudiera salvarnos de la caída de los pétalos.


Mis lágrimas

solo ahogan mis rosas

y la calidez de mi alma

yace en una tumba congelada.


He tratado que mis hojas vuelen,

pero solo caen

como si el suelo fuera su lugar,

tal vez lo es,

aunque me gustaría que mis hojas te cubrieran.

Si estoy en tu jardín

entonces me cortarás,

todo es un instante,

pero sonreíste,

ninguno sabe que hacer con el dolor,

solo sabemos deshacernos.


Mi tierra áspera

vive para enterrarme,

sé que todo requiere de tiempo,

pero si no hemos florecido ya,

nunca lo haremos,

así que te dejo ir

esperando que aquel pétalo

no se convierta en una mariposa,

porque con el juego de la ilusión

se gana una derrota,

¿cuál es el premio de todo esto?


Marchítame el corazón,

deshoja a mi esperanza,

dale otra vida al amor.

Pon en un frasco a la ilusión

y aviéntalo,

no hay un lugar a salvo,

tal vez alguna pieza no se rompa.

Somos otoño,

¿qué puedes esperar de nosotros?

Nuestros colores se destiñen,

nuestras hojas se desprenden,

nos deshojamos,

nos desvanecemos

y entre los susurros del viento

decimos adiós.


Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Commentaires


bottom of page