top of page
Buscar

Un desastre

El reflejo no está maldito,

pero le vendería mi alma al diablo

para cambiar como me siento con mi cuerpo.


Estoy perdida entre mis huesos,

soy yo quien los sostiene,

mientras me repito que debo aguantar un poco más

para que todo esté mejor.


No me toques

porque me rompes,

estoy perdida entre mis huesos,

no soy tan fuerte.


¿En una casa vacía,

incluso sin espejos

podría desnudarme sin miedo?

Porque estoy tan cansada de juzgarme.


Un año y medio luchando con mi peso,

voy perdiendo mi cuerpo

y mi alma no sabe como reconfortarme

porque sabe que soy un desastre.


Jamás he odiado a mi cuerpo

a pesar de sus defectos

o la falta de su desarrollo,

pero cada vez que pierdo peso

algo en mí se pierde,

no solamente la masa o músculo.


Mi habitación es un desastre,

la ropa está tirada

porque no encuentra un cuerpo al cual ajustarse.


En menos de dos años

he perdido más kilos de los que me gustaría aceptar

porque es realmente preocupante y frustrante.

Mi físico no ha causado mi inseguridad,

lo cual hasta a mí me sorprende,

pero mi falta de peso me ha causado demasiado frustración

y mi hermano tiene razón cuando dice que voy a desaparecer.


Mi ropa favorita sigue colgada en el closet

porque no soportaría verla en mí

y ver lo grande que parece

porque me haría sentir más pequeña.

Lo bueno del encierro

es que no he ido a tiendas

para ver ropa que jamás podré usar,

porque parece que no hay talla

para todo el peso que he estado perdiendo.

Las luces están apagadas en mi habitación

porque no soportaría ver

como me desvanezco ante el espejo,

soy más frágil que el cristal que se cae,

me estoy rompiendo por dentro.


Luces apagadas en mi habitación,

me sé el camino a mi cama

porque solo quiero que sea una pesadilla.


Me siento tan cansada,

tan frustrada,

soy tan buena para rendirme,

pero no esta vez, necesito mejorar.

 

Escribí esta poesía horas después del lanzamiento de la canción de Ashton Irwin, Skinny Skinny, su canción la sentí demasiado inspiradora para hablar de cosas que callamos y aunque yo ya me he expresado por el problema que he estado luchando desde hace 1 año y medio, decidí volver a escribir sobre esto, a pesar que la canción haga referencia hacia la disformia corporal me sentí identificada en alguna de sus letras. Todo este tiempo he estado consiguiendo paz, pero mi cuerpo aún no me da la tregua, de todas maneras seguiré buscando las formas para ganar todo el peso que perdí y necesito. Así que esta poesía la considero más vulnerable que la mayoría.



Y aquí dejaré el vídeo oficial por si lo quieren ver, su forma de interpretarlo me parece demasiado artístico y estoy orgullosa de él por mostrarse e inspirar a los demás

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

1 comentario

Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

1 comentário


Ana Mercedes MA
Ana Mercedes MA
01 de out. de 2020

"(...) soy tan buena para rendirme,

pero no esta vez, necesito mejorar."


Este final de tu poesía es lo que me da la esperanza de que vas a lograr cambiar las cosas, porque sé cuando realmente te lo propones, cumples tus objetivos.

Este es uno de los temas, que al igual que a ti, me duele, pero estoy aquí junto a ti, para luchar juntas en esto. Te amo y sé que todo va a mejorar.

Curtir
bottom of page