top of page
Buscar

Un pájaro

Un pájaro se posó en mi espalda

y me enterró sus garras,

en vez de flores me puso sus alas,

él dejó de volar

y el cielo se abrió para yo entrar.

Un pájaro se posó en mi espalda,

me enterró sus alas

y me vistió el alma con sus plumas

para que yo siguiera siendo suave,

para que yo siguiera escribiendo con sus plumas,

solo que, me faltaba tinta.

Un pájaro se posó en mi mano

y voló para enseñarme a ser libre,

lo seguí con mi mirada

y mis ojos no lo pudieron alcanzar más,

mi corazón me dijo “idiota”,

yo tenía que caminar hasta donde él iba,

tenía que seguirlo con mis pies

hasta despejar el suelo

y alcanzar ese sueño que él me entregaba con su alma y magia.

Un pájaro se posó en mi cabeza

para estar más cerca de mis oídos

y me cantó,

fue una hermosa melodía

que no pude entender lo que decía,

pero sentí su sonido,

la armonía que nos unía,

su melodía mágica.

Un pájaro se posó en mi ventana

y me levanté de mi cama para ir a donde él estaba,

nos miramos,

pero yo lo admiré,

él voló

y yo me quedé encerrada sin necesidad de una jaula,

había una belleza extraña en él

y me dejo dudando sobre mí,

pero en ese momento me permitió ser

y prometí permanecerle solo a él,

me enamoré de su libertad

que de seguro es un alma

que al atardecer se oculta en árboles

para ser lo que quiere ser en la noche:

el confidente de alguien,

el poeta que canta sus poesías con una melodía,

el que viaja con sus alas

y acerca almas,

o un simple ave

que toma los colores del atardecer

y se sujeta para ser tan mágico como él.

Un pájaro se posó en mi espalda

y me enterró sus garras

para darme una vida con sus alas…

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

ความคิดเห็น


bottom of page