top of page

Una pena que no me podrá salvar

Trato de no pensar en eso

porque no tengo ganas de llorar

por una pena

que no me podrá salvar.


Deja subir a la marea,

no me acercaré a la costa.

No tengo fuerzas para esto,

así que me alejo.


Toda la vida he estado luchando

contra lo que me quiere muerta

y no sé por qué mi puto fantasma

se sigue presentando ante las batallas.


No estoy tratando de ser indiferente,

supongo que sigo bastante dolida

como para hacer algo al respecto,

sálvase quien pueda o quiera.


Y si todo está en llamas,

qué importa ahora,

nunca he sido a quien amas

y es demasiado tarde para ser la elegida.


Traté de poner una bandera blanca,

pero tú la desgarraste.


Sé que dije que seguí adelante, sí,

solo que tu mierda me sigue deteniendo.

El apellido sangra, sí,

solo que estoy bastante herida

como para que pueda afectarme.



Le disparaste a mi barco

y he perdido cada uno de mis salvavidas

entre tus furiosas olas,

¿dónde está la paz del mar?


Y no quiero ser una perra,

así que dime ¿cómo puedo reaccionar

a un golpe ante mi piel insensible?


Si me hiciste un alma en pena,

¿cómo pretendes que vaya a salvarte?

si estás en el infierno está bien,

yo sigo en el limbo,

aún no deciden en dónde pertenezco.


Estoy harta de dudar de mí

y odio que tú me hayas hecho así.


Olvido revuelto,

regresan los recuerdos,

jodidamente perdida,

¿lo merecía?

puta inseguridad,

al menos ya no lucho con las ganas de ser suficiente,

he aceptado esa derrota.


Y sí, es una mierda familiar,

es una lástima que yo no pertenece a esa familia,

aunque aún conservo el apellido de las personas que quisieron a todos,

menos a mí,

¿tan difícil era de querer?

desde entonces he estado evitando el amor,

a él le ahorraré la decepción

y a mí el rechazo,

amo mi soledad

y solo podría renunciar a ella

ante alguien que me haga sentir bien conmigo misma,

una vez, hace no tanto, estuve a punto de tomar iniciativa

y en este punto de mi vida no le tomo importancia,

agradezco el milagro aunque no haya entrado a su cielo,

no realmente.


Trato de no pensar en eso

porque no tengo ganas de llorar

por una pena

que no me podrá salvar.


Podría decir que salvé mi vida al huir,

pero ¿por qué aún pienso en morir?

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page