top of page
Buscar

Vacío rellenado

Las largas despedidas

están tratando de escribir una historia

que no quiere decir adiós.


Contamos cada estrella

y el verdadero valor estaba en esa fugaz,

nos quedamos toda la noche,

pero el sol te mandó a dormir,

nuestros sueños eran como las sombras del árbol,

no importa si el viento hacía mover sus hojas y parecer que había un baile,

el pavimento seguía igual, intacto,

esperando que una luz lo tocara

para no sentir la oscuridad.

Dejamos tanto rodar los dardos

que los números cayeron,

tal vez perder era parte del juego,

pero jamás me sentí tan derrotada

como cuando ya no estabas conmigo.

Las luces brillantes

no lo hacen ver más claro,

¿nos estamos quedado sin tiempo?

te veré en la luz al final del túnel.

Jamás quise que nuestra historia

estuviera en un borrador,

pero tratamos de perseguir huellas

que jamás pasaron,

somos un vacío rellenado.

No importa que tan largas sean las despedidas,

finalmente decimos adiós en ellas

y nos vamos sin volver a encontrarnos.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Comentarios


bottom of page