top of page
Buscar

Vuelve a empezar

Entre tus trizas

encontré tu risa,

“llorar es para débiles”,

dices.

Te rompiste en miles de pedazos

y dijiste “que bueno que siempre me gustaron los rompecabezas”.


Rasguñaste tu cuadro favorito

y quieres pintarlo igual,

crecer nunca es volver a lo que era,

el pasado solo es un punto de partida, no un hogar.

Caíste y dijiste que no te levantarías

hasta recoger todos tus pedazos,

hasta que todo volvería a encajar,

pero tú seguirás roto por forzar la unión de dos piezas

que ya tienen astillas.

En tu obra de arte

observo lo roto del desastre.

Explotaste y solo veo tus colores,

te sientes oscuro,

te siento azul,

te sientes gris,

te siento rojo,

veo tus tonos,

pero no te sientes colorido.

Todo ha sido destruido,

deja tus pedazos allí,

quédate en ti.


Todos nosotros una remodelación,

un cambio en el corazón.

Quisiera decirte que solo

aquel que se ha destruido

podrá arreglar su vida,

y tal vez, al mundo,

pero no es tan rápido.

Estás roto,

te vaciarás observando

que los fueron tus pedazos

jamás volverán a encajar,

las lágrimas jamás han sido pegamento,

pero mereces una pieza que te haga feliz.

Deja todo atrás

como quien deja su ciudad

para construir un mundo lejos.


Deja todo atrás,

es preferible estar en un nuevo camino

que caminar entre escombros.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.


Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

Telegram: anmirmartz

Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Comments


bottom of page