Buscar

Ojos fijos ante el espejo inmóvil

Ojos fijos

ante el espejo inmóvil,

reconozco su imagen,

aunque todavía no puedo complementar su rompecabezas.


¿Quién está ahí?

¿quién realmente soy yo?

siempre que me miro al espejo

escucho como corre el agua,

tal vez soy una pequeña ola

y mi mar tiene más rocas

que espumas.

He perdido cada parte de mí,

siempre trato de reincorporarme en la orilla,

mas nunca puedo reclamar aquella tierra,

no me queda más que mis banderas

y las he colocado en donde tus mapas no podrán señalarlas,

yo tampoco sé dónde quedan.

Ojos fijos

ante el espejo inmóvil,

mi palidez ahuyentó a mi sombra,

estoy cansada de huir de todo(s), menos de mi misma.

¿Quién está ahí?

¿qué habita en mí?

siempre que me miro en el espejo

escucho al agua corriendo

gritándole al viento que solo soy agua estancada,

así que dejo de respirar

para ir al fondo de mí,

luego no puedo salir de ahí.

Ojos fijos

ante el espejo inmóvil,

mi reflejo en el lago cambia con las pequeñas ondas

y en la tierra mi sombra me convierte en una alma desértica,

¿quién realmente soy yo?


Ojos fijos

ante el espejo inmóvil,

lo trato de tocar

hasta que la frialdad del cristal

me hace temblar,

hay una parte de mí a la que jamás voy a llegar.

 
“No sé qué miro en este
fijo rostro de vidrio,
pálido entre las luces
finales, y aún despierto”
Vicent Alexaindre en El Inquisidor, ante el espejo

Según mis notas, tengo desde el 22 de septiembre con esta idea de poesía, finalmente llegó el día de escribirla y darle vida.

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle