Buscar

Ojos negros

La tragedia más bella,

la poesía más intensa.

Tu oscuridad era para ser,

pero jamás fuimos,

yo era la luz que te podía guiar,

pero me apagaste para perdernos juntos.

Ojos negros,

la profundidad de tu ser

y la oscuridad de la noche

no me hacían bien.

 

I. ÉL

Él era diferente,

pero siempre mostraba lo mismo,

jamás pude conocerlo bien,

solo conocí la parte que él me mostraba,

se ocultaba casi completamente.

Él pudo ser un intento de luna,

pero fue un fracaso de luna llena,

solitario y lejano era como era.


No decía mucho,

pero su mirada lo decía todo.

No decía mucho,

ocultaba sus miedos y secretos.


Él era inseguro y parecía frío,

pero sentía demasiado,

solo que tenía miedo que destruyeran

lo poco que aún conservaba.

Se mostraba irrompible,

pero era demasiado frágil.

Jamás me mostró sus cicatrices,

nunca me contó su historia,

todo en él era un misterio,

estaba lleno de secretos

y estos lo vaciaban.

II. SU OSCURIDAD

Sus ojos eran negros,

oscuros como la noche,

brillantes como la luz de estrella,

silencioso y frío era como él era.


Él apagaba su luz,

no quería brillar

ni ser la luz de alguien más.

Siempre me mostró su peor lado

y yo siempre deseé conocerlo mejor.


¿Cómo ser su guía

si él era el laberinto

que no tenía salida?

Nos invitaba a entrar

y de allí todo solo era un misterio de la perdición,

en cada paso te perdías,

el camino era una ruina

y él estaba lleno de heridas.


III. CENIZAS

Su sonrisa era como una estrella fugaz

y yo pedía de deseo que su sonrisa fuera de verdad,

deseaba y pedía por su felicidad,

pero él siempre intentó arruinar mis deseos,

incluso si le favorecía a él,

estaba en contra del mundo y de quien estuviera a su favor.

Él no era chispas,

él era llamas,

era un incendio,

ahora todo está en cenizas.


IV. DESENCANTO

Todo lo que él tocaba era destruido

como por arte de magia,

tal vez él era un villano,

tal vez solo tenía el corazón embrujado,

pero me hizo saber que los cuentos de hadas no existían,

¿felices por siempre? jamás.

No quiero un final feliz,

solo un comienzo para ser feliz.


Todas quienes lo amaban

terminaban siendo destruidas,

supongo que me rompí.

La chispa de los ojos de ellas

eran por el fuego que él había causado,

sus lágrimas eran las cenizas cayendo.


Las chispas de sus ojos era el brillo

que él les había prendido,

pero él les soplaba como si fueran pestañas para hacerlas caer,

apagarlas y nunca cumplir sus deseos.


Él encendía sus miradas

para hacer cerrar sus ojos

y robarse ese brillo.

Le gustaba opacar el brillo de una mirada

hasta dejar los ojos vacíos.


Ojos hinchados de lágrimas,

corazón desinflado.

Había una vez…

nunca tuvo que ocurrir.


V. EL CHICO QUE HACÍA PEQUEÑO TU MUNDO

Él era un chico callado,

con unos los que gritaban,

pero nadie lo vio

y a la nada le gritó

sin que alguien lo pudiese escuchar.

Él era el niño invisible,

y a la vez,

todo lo que yo quería ver.


Él era el chico que miraba todo y a todos,

él quería permanecer a la multitud,

pero permanecía en su soledad.


No encajaba con nadie

y nada lo completaba.

Él estaba destinado a perdición

y encontraba caminos para destruirlos.

VI. AMOR MALDITO

Él era el chico que estaba roto,

yo fui la valiente y estúpida

que se arriesgó a quererlo,

me rompí para completarlo.


Creí que amar me haría bien,

pero él me hizo mal.

Creí que amar te mantenía vivo,

pero amarlo me hizo desear morir.


VII. CIELO MALDITO

Él amaba los días lluviosos,

quizá las gotas de lluvia

eran las lágrimas

que no habían sido derramadas.


Decía que él era mi cielo,

pero nunca me hizo volar,

solo cortó mis alas

y destrozó mi corazón.

Decía que él era mi cielo,

pero me hizo caer más bajo que el suelo.

Decía que era él era mi cielo

pero parecía más bien el peor infierno.

VIII. BOMBA

Él respiraba, pestañeaba,

caminaba, soñaba,

no vivía,

tenía el alma destrozada

y un corazón que bombeaba

esperando que lo amaran

para así explotar como la bomba que era

y destruir lo que solía ser.


Fue un amor tóxico,

porque él era el veneno sin corazón.

Sus ojos brillaban

y era por sus lágrimas acumuladas.

Se quedó sin voz

por todo lo que guardo,

tenía miedo de hablar

y expresarse con la verdad.

Dime, ojos negros,

¿Qué es real

en este mundo deshonesto?


IX. TIEMPO

Dicen que con el tiempo dolerá menos

y que todo será un recuerdo,

pero yo no quiero esperar,

siempre he sido impaciente

y nunca volveré a tener esperanzas,

sobre él o por nosotros.

El tiempo puede ser infinito

y yo me he quedado en cero,

no quiero volver a empezar,

sé como terminará esto.


No me quiero acostumbrar,

solo quiero olvidar.

Pensé que duraría para siempre,

pero solo duró unos meses,

a veces pienso que este sufrimiento se sentirá eternamente,

pero existirá hasta que deje de recordar

anhelando volver a vivir ese momento

y comience a superar queriendo no tener nada de todo aquello.

X. NADA EN MÍ DE TI

Él dijo que ambos estábamos rotos,

que ambos fuimos lastimados

y que no nos dañaríamos,

pero que siempre nos amaríamos.

Me dijo que nunca lo soltara

y que él jamás me dejaría caer,

no puedo caer más bajo.


Dijo que yo lo estaba haciendo cambiar hasta mejorar,

me dijo que me iba arreglar,

nada en mí se puede romper más.

XI. MANECILLAS DEL RELOJ Y DOLOR

Dicen que el tiempo no existe

y que para eso se inventaron los relojes.

Mi mundo se detiene

mientras el mundo sigue dando vueltas,

quizá él sea mi mundo

porque está dando vueltas en mi cabeza,

me hacía sentir infinita, en las nubes del espacio

y como amante del universo,

¿qué queda de eso? el dolor del agujero negro.

Estoy viendo mi techo

porque no soportaría mirar nuestro mismo cielo.


El mundo gira, el reloj de vueltas,

todo es igual y el tiempo no es nada,

hacemos algo para cambiarnos,

nada más, ¿estamos a algo de acabar con todo?

El mundo gira, el reloj de vueltas,

nuestros recuerdos se repiten más

que mi canción favorita,

las palabras que siempre susurramos

se escuchan como gritos en mi cabeza,

pero solo son ecos de las mentiras.


Fuimos amor,

fue dolor,

Fuimos un secreto,

fue un misterio.


XII. DECÍAS, MENTÍAS

Te dije que mi corazón era débil,

dijiste que yo era fuerte,

pero me destruiste

hasta que acabaste conmigo.


Decías que no sabías cantar,

nunca cantamos,

solo decías las palabras de la canción

y aun así, desentonando.

Decías que no sabías bailar,

jamás bailamos,

solo movimos los pies para caminar,

pero en aquella noche

las luces de la calle fueron nuestros reflectores,

pero dijiste que no éramos actores para hacer una escena.


Jamás te enfrentaste a nada,

el amor nunca fue tu todo,

solo me compartiste de tu tiempo roto

y me entregaste algunos latidos de tu corazón.


Fuimos valientes

solo para destrozarnos.

Soy más fuerte que tú,

yo pude arreglarme.

Creías en lo imposible,

podías haber llegado a cualquier lugar nunca antes descubierto

o a aquellas zonas prohibidas hacerlas tu hogar,

podías hacer lo que jamás se había hecho

y lograr lo que nadie se cuestionó.


Podías detener la lluvia,

pero te encantaba hacer llorar.

Tú llegarías a la luna solo con el fin

de decirle que el sol es solamente tuyo.


Tenías todas las posibilidades

hasta de algo imposible,

pero no podías ser romántico,

sentías amor, o eso decías,

pero no creías perder la razón.


Podías hacer lo imposible

pero nunca intentaste lo posible.

Nosotros nunca bailamos,

nunca cantamos,

decíamos amarnos

pero nunca lo demostramos,

nos contemplábamos los labios

como si admiráramos las mentiras que escondíamos detrás de ellos.

Aquella vida soñada

fue solamente una pesadilla.


XIII. LLUVIA

La lluvia caía

y yo me puse a bailar,

tú sólo reíste,

te reíste de mí.

Me tomaste de la mano

para llevarme a casa

antes de que la lluvia

hiciera efecto en mí

¿Me tenías afecto?


XIV. PIEDRAS

Te gustaban las piedras porque estaban en todo el camino

y decías que podían guiar nuestro destino

como si fueran estrellas en la tierra.


Dijiste que te gustaban las piedras

porque te hacían tropezar y caer,

así que mientras estuvimos en uno de los puentes de nuestra ciudad

tomaste piedras y las dejaste caer al río,

allí todo tuvo sentido:

yo te gustaba y me dejaste caer.


¿Soy tu estrella en la tierra?

Ojos negros,

tú eras mi piedra,

me dejas congelada.


XV. BELLEZA OCULTA

Me mostraste los lugares bonitos de la ciudad,

me mostraste el lado bueno de la vida

y siempre me ocultaste tu mejor tú.


XVI. ACABEMOS CON ESTO SIN DESTRUIRNOS

Los días pasaron,

muchas cosas al acabar

nos cambiaron.


Jamás empezamos,

¿Cuándo terminará todo esto?

Nada nos une

¿Qué nos separará?

La distancia no es nada,

nuestra indiferencia lo es todo.


Quiero acabar ya

pero jamás iniciamos,

aunque sigo escribiéndote como una idiota.

XVII. OJOS NEGROS

Ojos negros,

tú hiciste mi vida en blanco y negro,

por ti mi vida perdió su color

y yo perdí mi razón.


Rompiste mi corazón,

tú brillabas pero no fuiste quien me iluminó,

en ti encontré mi oscuridad,

cegabas para opacar.


Ojos negro,

me robaste la luz de mis ojos,

me robaste el amor de mi corazón,

destruiste mi alma

y acabaste conmigo.

Ojos negros,

fuiste mi oscurecer,

fuiste mi perdición,

nunca fuiste amor

y siempre serás una ilusión.


Ojos negros,

la noche fue oscura,

tú brillabas

y me apagabas.


XVIII. INTOCABLES

Nuestras manos chocaban y se tocaban,

pero jamás se sujetaron,

no encajábamos.

Nuestros labios fueron intocables,

quizás eran salados por las lágrimas que se derramaban.


Fuimos intocables, pero alcanzables,

fuimos una pesadilla en la realidad.

Nuestros brazos se abrazaban,

pero nuestros latidos nunca se escuchaban.


Susurrábamos palabras

para que no nos escucharan,

ahora los susurros son los gritos de mi corazón.

Nos amábamos, pero no los demostrábamos.

Te conté todo lo de mi pasado

porque eras mi presente

y creía que duraría para siempre.


Mi corazón contigo se equivocó

y desde entonces, jamás amo.


XIX. TU OSCURIDAD

El negro es un color de elegancia

también se aplica cuando estas de luto,

supongo que tú lo usabas para ir al funeral

de quien fueras a matar.


Tu mirada

era como la noche oscura,

donde tus ojos

eran las estrellas que brillaban

y opacaban a los demás.

No eres una mala persona,

solo alguien que fue herido

y con sus pedazos rompe a los demás,

a todo aquel que se le intenta acercar.

Yo fui quien intentó arreglarte,

me rompiste para completarte.


No tenías amor

por eso ilusionabas

para que te amaran

pero ¿de qué sirve que todos te amen

si tú mismo no lo haces?

¿Tratabas de robarles el amor que sentían por ti

y amarte al fin?

XX. CICATRIZ POR SANAR UNA HERIDA

Cuanto tu mamá me conoció

dijo que yo sería tu salvación,

pero tú fuiste mi destrucción.

Yo quería dejar una huella imborrable

pero tú dejaste una marca un tanto imperdonable,

una cicatriz en mí

que no se ve a simple vista

pero si miras mi alma

ahí está y ahí se quedará,

has marcado mi vida

y aún hay traumas y pesadillas.


Me hiciste bien y mal

pero mucho daño,

recién acabo de recuperarme.


XXI. QUIZÁ

Quizá los trozos de felicidad

te puedan llenar.

Quizá en un lugar lleno de gente

habrá alguien que te complemente.

Quizá en un corazón

podrás encontrar un amor.

Quizá en tu mente

encontraras un pensamiento nuevo

que te hará ser diferente.

Tus ojos negros nunca cambiaran de color

pero lo que podrías cambiar es tu visión,

tu manera de ver las cosas de la vida.

Tu vida no cambiará

si tú ves todo de la misma forma.


XXII. NO TENGO LA CULPA

Yo no tengo la culpa que te hayan destrozado el corazón,

que te hayan dañado tanto

y destruido cada pedazo de tu ser.

No tengo la culpa que te hayan hecho creer

que tus sueños jamás se harían realidad,

no tengo la culpa de que marcaran tus defectos

hasta hacerte odiarte.

No tengo la culpa de que te hayan traicionado, lastimado, humillado,

no tengo la culpa, yo no estaba en ese entonces,

todo fue antes de que yo llegara,

aparecí después de tu destrucción,

pero jamás pude haber sido ese ángel para tu salvación.

No tengo la culpa de nada,

fui demasiado inocente al creer que no me dañarías.

No tenías que porque hacerme lo que hicieron contigo,

fuiste un monstruo conmigo,

como ellos lo hicieron contigo.

Te quejas de todo lo que deshicieron al hacerte

pero no te das cuenta de que eres como ellos,

tu odio, rencor, tristeza te convirtió

en la persona que tanto odias.

Tienes el mundo a tus pies

por eso te dedicas a pisotear a cada persona,

deshacen en ti y tú haces más monstruos,

pero yo no soy así,

yo no seré como tú,

yo usaré mi corazón para perdonar,

usaré mi mente para pensar con claridad,

usaré de mi tiempo para cambiarlo.

¿Qué no te das cuenta de todo lo que eres y puedes hacer?

Si cambiaras los papeles, podrías ser alguien importante.

Si usaras tu fuerza para construir en vez de destruir,

si usaras tu brillo para iluminar y no cegar,

si con tus pies caminaras en vez de hacer caer,

si vieras las cosas diferentes, no sería lo mismo

y todo fuese mejor.


Has detenido tu tiempo

pensando en el mal y heridas,

pero haces que nuestra sangre corra

porque quieres que te acompañemos al camino de los perdidos.


Ojos negros ya no te amo,

pero quiero lo mejor para ti.

No porque tus ojos sean negros

tu vida tendrá que tener ese color,

pero tu visión es oscura

y tú estás en soledad.


XXIII. OJOS NEGROS

Dicen que los ojos negros

no existen,

que son ojos cafés muy oscuros,

pero te juro que tus ojos si son negros,

quizá sea por tu oscuridad,

miedos y secretos.


Ojos negros

llenos de oscuridad

escondiendo todo lo demás,

llenos de oscuridad

haciéndote compañía

en tu fría soledad.

Aunque hayas nacido en uno de los meses más calorosos

eres más frío que una noche de invierno,

aun cuando tu cabello puede estar arreglado

seguirás siendo el mismo desastre

y cada vez que algo toques,

lo destruirás.


XXIV. (NO) ÉRAMOS

No éramos compatibles

por más que nos esforzáramos,

era un imposible sin una posibilidad.


XXV. LA VIDA DE TU CADÁVER

La vida es misteriosa

y más cuando se trata de ti.

Las nubes se forman

cada vez que te ven pasar,

las estrellas se esconden

porque te tienen miedo,

la luna ahí esta

para que puedas hablar y desahogar

porque nadie más se te quiere acercar,

pero hasta la luna pone su distancia

o quizá seas tú quien se aleja de ella.


Nunca hemos sido nada,

solo dos personas que no forman a ninguno.

XXVI. FRAGMENTO1

Lluvia afuera,

música adentro

y tú estás en mis pensamientos.

La lluvia sigue cayendo

y cada relámpago trae un recuerdo

y cada gota es un “te quiero”.


XXVII. FRAGMENTO 2

Cielo oscuro,

tus ojos en él.

Corazón complicado,

amor sin resolver.


XXVIII. FRAGMENTO 3

Tu amor por mí

empezó como necesidad

y se convirtió en una costumbre.

Amabas para poder sentir algo

y sé que no era amor,

era necesidad de sentir algo,

era un sentimiento que adornaba a tu corazón

tratando de arreglar tu vida cada día.


XXIX. FRAGMENTO 4

Las nubes grises

nos taparon el cielo y nos separaron.

Nunca quise que acabara,

pero no estaba hecho para durar.

Nuestro amor era frágil como nosotros dos,

nuestro amor era hecho por dos cobardes,

que le tenían miedo al amor

y tenían miedo de abrir sus heridas,

porque aún sangraban.


XXX. NO LO CONSEGUIMOS

Tú solías bailar sin música

yo solía amar con el corazón roto

tú solías brillar en la oscuridad,

yo solía ser la razón de tu vivir,

pero no sabía que al vivir querías morir.

Tú reías sin sonar feliz,

sonreías sin sentir,

pero me querías,

tu corazón estaba anestesiado,

latía y vivía sin sentir algo.

Tu corazón estaba acostumbrado al dolor

hasta que se cansó de sentir

y hubo anestesia en él.


Ya no sentía dolor

cuando se destrozaba,

ya no sentía amar

cuando amaba.


XXXI. AL-FIN

Los días pasaron, algo acabó, todo cambió

pero mi mundo no se detuvo, seguí mi camino.

Te amé demasiado

pero era mejor romper este corazón

antes de que aumentara el amor.


Preferí destruirme

antes de que me destruyeras:

Yo sabía en cuantas piezas me iba a romper,

sabía donde dejaría las piezas

y como me armaría,

como lo repararía,

que tan profunda sería la herida

y cuanto tiempo tardaría en sanar.


Lloré, lloré y lloré

pero las razones para llorar se acabaron

y las flores que sembramos

se marchitaron,

las hojas donde te escribí

se empolvaron.


Significaste todo para mí

y quizá aún significas algo

pero todo acabó

y ambos cambiamos.


Nada fue rápido,

en muchos meses te olvidé

demasiadas semanas desperdicié,

desgasté mis sentimientos hasta no sentir nada.

Recordé todo

hasta olvidar algo.

Me convencí a mí misma que no eras bueno para mí,

me distraje con nuevas cosas,

pensé en otras cosas para no pensarte,

he conseguido ser la principal y superarte.

XXXII. UN SIMPLE RECUERDO

Te recuerdo

y no quiero volver a esos momentos,

te recuerdo

y no me dueles.


Te recuerdo

y no sonrió,

no siento nada al respecto.


Han pasado días, semanas, meses...

me obligué a mí misma dejar de sentir,

me obligué a mí misma a dejar el pasado por ser pesado,

era una carga que ya no soportaba,

me obligué a mí misma a decir adiós y caminar a un nuevo inicio.


Era nuestro fin,

pero es un inicio para mí.

Quizá no te he superado,

significaste tanto para mí

pero sé vivir sin ti.


Me he obligado a vivir con recuerdos

sin querer momentos.

Seguiré con mi vida como solía hacerlo antes de conocerte

antes de que pasaras y te quedaras.


Gran historia,

fuimos grandes personajes

en una buena historia y en el peor amor.

He dedicado tiempo para mí,

he aprendido a sonreír, esta vez, más y mucho mejor.

He aprendido a hacer la felicidad para sentir la alegría,

he hecho todo lo que dijeron que no lograría.

He sido yo sin importar lo que opinen a mi alrededor.

XXXIII. M

Ojos negros,

te quedaste en mi piel como los rayos de sol que me pintaron

o como la arena que se pegó en mi cuerpo,

pero te me resbalaste de las manos

cuando te quise tener en mi puño.


Ojos negros

eres la parte más oscuridad del mar,

aquel misterio que ejerce de su belleza,

pero he vuelto a la costa

y no volveré a ti jamás.


XXXIV. A

Tu intensa mirada

desvanecía a quien mirabas.

Tus ojos negros hacían ver la profundidad que escondías,

parpadeabas para que no se te escaparan tus secretos,

fuiste un misterio.

Tenías el encanto de embrujarnos,

tú ponías los escudos y yo por ti dejaba caer mis armas,

pero desatamos una guerra.

XXXV. R

El mar me recuerda a ti,

puede parecer tranquilo

pero hay una guerra en cada ola.

Es tan profundo,

libre que se rompen las olas con sus rocas,

tan intenso, tan salvaje, que nos arrastra y ahoga.


Verte a ti era contemplar la belleza del mar,

pero cerré los ojos y me dejé llevar,

quise navegar en ti y me perdí en mí.

Caminar enseguida de ti,

por la costa de arena, era mejor.

Cuando solo te veía

y chocábamos pero seguía intacta,

me rompía con tus rocas

y al recoger conchas rocas,

porque no hay belleza intacta en ti,

solo dolor inesperado.

XXXVI. A-Z.

Aprendí:

Aprendí a bailar:

tengo ritmo en mis pies

por el ritmo de mis latidos.


Aprendí a cantar:

canto las canciones

con las palabras que temo decir.

Aprendí a dormir,

sin miedo a despertar:

dormir para soñar.

Aprendí a despertar

para hacer mis sueños realidad.

Aprendí a disfrutar los momentos.


Aprendí a empezar

y seguir hasta terminar.

Aprendí a expresarme

sin miedo a las opiniones de los demás.