top of page
Buscar

Pitangus sulphuratus

Hoy te vi tres veces,

la primera fue cuando me veía en el espejo en la mañana,

me hiciste ver más allá de mí a través de la ventana,

¿y si todo está en un cristal que no sé cruzar?


Volaste,

¿a dónde fuiste?

Volviste,

¿a qué vienes?

aquí me tienes.


Le llamas a mi silencio,

no me llames en silencio,

quiero oírte,

realmente saber de ti.


Ya distingo a tu canto,

aquel que le llama a mi silencio

y prende a todos mis ecos,

este ritmo es un vaivén,

¿vas a volver?

Solo te veo en el cielo nublado,

relucen más tus colores en él,

eres mucho más que un paisaje

y menos que un destino,

entonces, ¿qué eres realmente?

¿acaso alguien sabe lo que es uno mismo?

yo no, pero puedo aprender de ti,

enséñame qué hay dentro de mí.


Lo que rompe a mi corazón ya lo sé muy bien,

quiero saber qué lo compone,

no me enseñes a volar,

solo al valor tomar.

A veces me pregunto tanto

y tú pasas como si trajeras la respuesta,

esta pequeña esperanza que no sé descifrar

temo que sea una bomba a punto de estallar.


Conserva tu libertad

y no te quedes conmigo,

eres mucho más que un paisaje

y menos que un destino.


Ni siquiera me compartes de tu vuelo,

pero has estado pintando a mi cielo.

Te colocas en el mismo cable

y desenredas algo de mí cada vez,

siempre he sido un caso sin resolver.


Ayer cayó lo que tapaba a una de mis ventanas,

¿podría decir que mi visión se extendió?

llévame al horizonte,

que estoy harta de romper mis verticales

para conseguir un eje.


No, no me quiero acostumbrar a ti,

no, no quiero darte por hecho en mi vida incierta.

A veces te espero,

todo el tiempo.


No me compartes de tu vuelo,

solo vienes a posarte

como si fuera a retratarte,

sé un alma libre, no voy a capturarte

porque soy yo la que está atrapada en esto.

Hoy cuando volvía a mi casa,

vi que algo voló y se posó en el mismo cable,

eras tú, si es que hay algo en ti,

¿y si es el hogar es lo que está afuera?

tal vez es porque llevo destrucción en mis adentros,

así que no te quedes conmigo,

no tengo nada que ofrecerte,

más que lo que está enfrente de mi ventana,

ese espacio que no tiene mi vacío.

Entradas Recientes

Ver todo

Guerra

En la guerra que tú no iniciaste me pongo enfrente y después me cubro de sangre, pero tú no puedes verme a través de estas heridas que siempre serán nuevas. ¿Cuál es la razón por la cual estoy luchand

Más allá de las tinieblas

Más allá de las tinieblas, donde el fuego brote y nos devuelva el calor, perdiendo así la pureza tallada que nunca nos brindo nada. Que ningún rayo de luz entre acá, solo llamas prolongadas quemando a

Mi última voluntad

Incinérame, que no haya un cuerpo para abrazar, conviérteme en cenizas para que mi alma pueda volar. Los epitafios siempre dejan en silencio, deberías dejar el mío en blanco, ninguno de mis versos pod

bottom of page