top of page
Buscar

Todo el desastre

Tenías que romper mi corazón,

no hacer trizas a cada latido.

Entre todo el desastre

no sé que está peor,

seguramente soy yo

y no sé cómo salir de aquí

sin querer ir hacia a ti.


Mi latir desafinado,

el ritmo de tus pasos,

mi voz cortada,

el silencio arreglará lo que dijiste.


Entre tantos errores,

algunos fueron elecciones

y entre todos los errores

el estar juntos fue el peor.

¿Te quema como a mí

o encontraste la luz en alguien más?

Ni siquiera sé si quiero saberlo.

Los abrazos eran cálidos,

en nosotros habíamos encontrado un lugar seguro,

pero luego dejamos de acercarnos

porque en el tacto se sentían los cuchillos atravesándonos,

ni siquiera podíamos sostener la mirada

entre toda nuestra mierda.


Y te amo

a pesar de todo lo que hiciste,

pero me odio por lo que deshiciste.


No sé si buscas

mi sangre

o solo mi muerte,

no me hace fuerte

cada cicatriz,

solo soy infeliz.

¿Dónde dejaste el amor

cuando huiste con tu amante?


Te amé tanto

que aún lo sigo haciendo,

el corazón ardió tanto

que nos consumimos,

¿el dolor se desvanecerá?

¿por qué el amor ya no nos calma?


Quité el tapiz,

pero eso no fue lo que hizo

que la casa se viera vacía.

Entre sollozos me dijiste

“¿Ahora que seré después

de que viste mis errores?”

Pero entre la decepción

todavía hay ilusión,

solo que a veces el náufrago

sigue perdido

aunque haya encontrado un faro,

no debí haberme anclado en ti,

no debí haberme ahogado en ti.





Entradas recientes

Ver todo

Orfandad, 1941.

En esta orfandad ¿quién se quedará?, ¿qué me quedará en el alma fúnebre: otra muerte? ¿Quién me tomará en los brazos?, ¿acaso has olvidado a tu propia hija?, ¿en qué pecho descubriré mi propio latido?

Commentaires


bottom of page