Buscar

Soy

He disfrazado algunos sentimientos,

pero la mayor parte del tiempo los he ocultado,

aunque la magia haya acabado,

estoy encantada por haberla sentido.

Soy la profundidad del océano

y las olas que se rompen contra las rocas.

Dura más la marca del sol

que la huella en la arena,

le temo más a ahogarme en un vaso de agua que en el mar.

Mi corazón ha estado asustado,

así que lo cubrí con escudos,

pero a veces sus latidos parecen ser armas

en vez de buscar amar.

He maquillado algunas ilusiones

para que parezcan amores,

podría decir que mis amantes siempre fueron como yo quería que fueran,

porque siempre idealizamos a un humano y creemos que es verdad,

nos decepcionan cuando nos muestran la realidad.


Mi mamá ha sido la píldora que me calma,

pero ella ha sido quien recibió algunos efectos secundarios.

Es quien me regaló la tinta

y siempre se sorprende con mis poesías.

Soy un rostro en muchas fotografías

y cartas que perdieron el significado en las letras que escribí,

nos llenamos de recuerdos y a la vez son éstos los que nos vacían.

Soy mis tropiezos,

he sido mi laberinto.

Soy el ritmo de mi caminar,

la prisa de no saberme quedar.

Soy quien te acompañaría cada noche

para contemplar a la luna y a las estrellas.

Fui el otro lado de la luna cuando estaba vacía,

la oscuridad de la noche me arropó y arrulló,

pero fueron los pájaros quienes me cantaron al despertar.

He sido un recuerdo arrugado,

un vacío olvidado.

He tenido la chispa del infierno

y la quemadura del sol.


Alguien me llamó para decirme que encontró a alguien mejor que yo,

no sé si lamento más lo que fue o lo que no pude ser,

estaba atrapada en mis errores,

envuelta en heridas

y caí cuando quería volar.

Soy unos ojos oscuros,

pero mi mirada a veces es tan brillante.

Escribí una historia de desamor sobre ojos negros,

tal vez por eso me han gustado puros chicos con ojos cafés,

pero no es como si fueran tan puros.

Soy irritablemente sensible,

he sido tan insegura

que prefería actuar fría

para que mi temblar tuviera una buena razón.

He sido amante de las estrellas,

pero lo dorado de mi corazón ha sido por los rayos del sol.

El cielo azul me hace sentir nostálgica

por el fuego del atardecer

que convierte a sus cenizas en estrellas.

A mí me pintó un cielo rojo

y alguien se dibujó enseguida de mí

mientras yo trataba de hallar las formas de las nubes.


Perdí la cuenta de las piezas rotas de mi corazón,

pero encontré valor en mi amor.

He sido un cielo estrellado,

pero tú prefieres una estrella fugaz,

todos estamos llenos de deseos que no son realidad.

Una vez encontré mi latir en el aleteo de un pájaro,

tal vez porque mi alma siempre ha tenido forma de pluma.

Caí en su infierno

y me levanté con el diablo,

pude ahogarme o quemarme entre el fuego,

no todos los demonios son malos,

pero jamás los han escuchado, solo los han juzgado.

Me gusta la tragedia,

tal vez porque mis letras siempre estuvieron rotas,

pero fue la poesía lo que me hizo ver la belleza

en lo que no sabía que existía.


Dicen que aún no aprendo a amar,

pero el amor tiene demasiadas formas,

distintos cuerpos haciéndonos sentir nuestro corazón.


Tal vez mi mejor historia de amor sea mamá Mercedes,

cuando yo tenía un año ella me tenía entre sus brazos,

se tropezó y cayó, así que me protegió con su cuerpo,

lloró no por la vergüenza que todos la vieran,

sino por el miedo de hacerme daño,

lloró tantas noches pensando que me había hecho mal,

pero ella me protegió, siempre lo hizo,

tal vez por eso sus abrazos siempre me inspiraban paz y fortaleza.

Tal vez mi mejor historia de amor sea mi mamá,

quien aprendió a desvelarse por mí y protegerme de mis pesadillas,

me amó con todas las piezas de su corazón roto cuando yo me odiaba,

lloró tantas noches porque no podía calmar mi dolor,

pero prefirió acercarse a mí

en vez de refugiarse en Dios y en las súplicas que te hacen decir palabras

esperando que la historia fuera escrita con su voluntad,

porque sabía que en ella encontraría fortaleza.

Ella jamás ha perdido la paciencia conmigo,

cada vez que le he preguntado “¿me soportas?”

Ella solo sonríe y me responde “te amo”.

Cuando mis caderas no estaban desarrolladas, era ella quien me sostenía,

cuando aprendí a hablar y mis palabras no se entendían,

ella era quien siempre sabía que significaba lo que quería decir,

comprende mis silencios y me da tiempo para hablar sobre lo que me duele.

Ha hecho todo por mí

y espero algún día merecer su buen amor.

Tal vez mi mejor historia de amor sea con mi poesía,

me ha permitido crecer cada vez que recorro mi ser

a través de la tinta y papel.

Es quien me permite expresar todo,

quien hace realidad mis ilusiones de alguna manera,

hace inmortal a aquellos corazones que alguna vez amé

y me dejó una huella cuando solo me dedicaba a ser una herida abierta.

La poesía es quien me hizo encontrar mi voz

y perderme en las palabras,

construí un lugar seguro con ella,

un rincón poemario.

Encontré el amor de mi vida con versión de amiga,

me permite recorrer mi ser mientras caminamos juntas,

jamás había crecido tanto con alguien y solo han pasado tres años,

hemos tenido muchos cambios, pero siempre nos queremos conocer.

Me permite mostrarle mi corazón y ha leído mi poesía,

no me pregunta por el pasado,

porque entiende que mis lecciones fueron por mis errores.

Nos hemos descontruido y reconstruido,

jamás no han molestado nuestras formas,

ni siquiera cuando estamos rotas,

nos inspiramos y creo que no hay nada mejor que eso, además de confiar.

Cuando intento dar un paso no me hace querer retroceder,

cuando estoy cambiando algo de mí no me dice “tú no eres así”,

pero hay otro brillo en su mirada,

luz de orgullo, mejor que el sol.

Hemos tropezado, hemos caído,

pero nos motivamos a levantarnos y seguir el camino. Me ha permitido ser y es por eso que he crecido con ella,

aunque me dice el apodo que me dice mi mamá desde que era una niña,

pero yo también le digo “Muñequita”.


Tal vez mi mejor historia de amor haya sido con Neymar,

mi abuela me lo dio seis meses antes de morir,

tal vez ella sabía que iba a ser él quien me acompañaría en todas mis crisis emocionales,

él me cuidaba así como ella lo hacía.

No pude haber elegido un mejor compañero en mi peor época,

nunca estuve sola, siempre estuvo él.

¿Qué hice para merecer su amor?

Él mejoró a mi corazón.

Me amaba y sé que yo lo amaré hasta mi último latir,

porque sus lamidas fueron el pegamento

que necesitaba para tratar de arreglarme.

Tal vez mi mejor historia de amor sea con Bailey,

le he demostrado mi amor desde el primer día,

soy a quien más ama

y es quien me hace saber que mi corazón aún guarda ternura.

Tal vez mi mejor historia de amor sea conmigo misma,

porque ahora creo que soy digna de mi corazón.

Los latidos se convirtieron en aleteos,

estoy elevándome en mi amor.

Soy por cada persona que he conocido

y siempre llevaré en mí a aquellos que me sentían y querían

cuando mi ser estaba perdido.


Me he perdonado,

estoy tratando de arreglar los errores que cometí.

Tal vez algunos te dirán que estuve en un desastre,

en el 2014 hubo un huracán con mi nombre en Hawaii,

he aprendido a construirme mejor, se lo debo a todo lo que destruí.

Soy la eternidad de los abrazos de abril,

soy mi sonrisa en los hombros de quienes me sostienen,

soy el beso en la mejilla de quien me hizo sonrojar.


¿Soy lo que dicen las cartas en el último día de abril?

Soy tan frágil como el papel donde me escribiste,

pero haré que esto dure porque quiero convertirme en alguien más.

 

Yo solo escribo, mi historia y tu interpretación de la poesía pueden ser distintas, pero siéntete libre de compartirme tu interpretación, opinión, la frase que más te haya gustado o lo que quieras en los comentarios. Gracias por leerme.

Puedes encontrarme en:

Facebook: /anammirandam

IG: /anmirmartz

Telegram: anmirmartz

o ammirandamartz@icloud.com

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y tal vez le haría caso a lo que necesito, si tan solo supiera qué es lo que necesito. Si mis emociones no estuvieran hablando, tomaría la voz y

He perdido el apetito completamente, y nada me llena ni complementa. Otra vez he perdido el apetito y no sé qué está mal, además de lo que me (des)compone. He estado tratando de no sentir ciertas cosa

Pertenezco a las lágrimas no derramadas, todo este llanto es un canto que retumba en un cántaro, esta melodía está llena de lamentos y este suspirar suena como un revólver, pero a quien apunta, no lle