top of page

Cada atardecer

En cada atardecer me siento sola,

supongo que ya no brillas para mí,

pero algo más que el sol ha estado quemándome

y algo en el pecho ha estado ardiendo

por aquel corazón hecho cenizas.


Llegamos a la cima de la ciudad

y ahora no sé dónde estás,

te estoy maldiciendo

mientras estoy en una banca

con vista al paraíso,

pero amarte fue como sentirme un ángel sin alas.


En cada atardecer me siento sola,

supongo que ya no brillas para mí

y el día cae así como nuestro telón,

dejé mis armaduras a un lado para tomar tu mano

y me desnudé para cubrirme de tu abrazo,

pero el reflector se ha apagado,

sé que quedan estrellas,

pero no me importan todas ellas.


Me rompes con las olas

y se desborda mi corazón

tratando de llegar a ti,

así que va y viene

porque tú no estás.

En cada atardecer me siento sola,

supongo que ya no brillas para mí

y el día cae mientras se levantan las estrellas,

han estado tratando de guiarnos

pero ni el deseo de una estrella fugaz

te podrá traer de regreso.

En cada amanecer me siento sola,

el otro lado de la cama tiene tu silueta,

es la escena del crimen de mi vacío.

Llegamos lejos,

sí, hasta el final.


El sol cae

y no levantaré mi vista hacia las estrellas

porque mis ojos están tratando de visualizar

a dónde van nuestros pies.

Dejé huellas en tu arena,

tuvimos una vista perfecta,

incluso cuando todo se nubló

veía tu forma en las nubes.


Deja que caiga el sol,

ni el atardecer más bonito

podrá levantarnos la ilusión de vernos a un lado,

pero eso no evita que esté en esta banca preguntando a dónde has ido.




Entradas Recientes

Ver todo

Mundos conectados

Hace unos días falleció una amiga de mi abuela, durante el trayecto al funeral empezó a llover, el viaje se me hizo largo, el conductor tenía encendida la radio y ningún cantante quiso cantar, silenci

Kommentare


bottom of page